Planeta

Primer paso: reducir nuestro impacto ambiental

Reto 1: la huella de carbono 

Una solución: trabajamos activamente en el desarrollo de una estrategia de reducción de nuestras emisiones de gas de efecto invernadero.

Reto 2: la biodiversidad 

Una solución: realizar una serie de acciones prioritarias en toda la cadena de valor de los productos, para continuar reduciendo nuestros impactos.

Reto 3: los materiales

Una solución: cada temporada, en ba&sh, aumentamos nuestra parte de materiales certificados, como la lana RWS, la viscosa FSC o el algodón ecológico. Tenemos que limitar nuestro consumo de agua y productos químicos para contaminar menos el aire, el agua y el suelo.

Reto 4: el transporte 

Una solución: reducir el impacto de una marca global en el transporte exige muchos esfuerzos. El primero de ellos, de aquí en adelante, es recurrir al transporte en barco siempre que sea posible.

Reto 5: el plástico

Una solución: reducimos el uso del plástico en nuestros embalajes, ya se trate de tiendas, comercio electrónico o nuestro almacén. Cuando, a pesar de todo, tenemos que recurrir a él, optamos por plásticos 100 % reciclados y 100 % reciclables. Para pasarnos por completo al plástico llamado "virgen", es decir, que sería producido para ba&sh.

Comenzar por el comienzo: medir la huella de carbono, para limitarla al máximo

¿Qué mejor para tomar realmente conciencia de su impacto en el ambiente que hacer el cálculo exacto de su huella de carbono? En 2020, ba&sh se puso manos a la obra. Una etapa esencial para elaborar un plan de acción... ¡y medir nuestros progresos!

A fin de obtener los detalles de nuestras emisiones de CO2, échale un ojo a nuestra huella de carbono (desde 2019, hacemos una todos los años). 

Transformar nuestras infraestructuras... y nuestras prácticas energéticas

En materia de energía, no se pueden hacer pequeños ahorros: para reducir nuestra huella de carbono, tenemos que replantearnos por fuerza el uso que hacemos de ello y a todos los niveles.  

La protección del ambiente, nuestra segunda naturaleza

Reducir el gasto energético está bien. Añadirle a esto una lucha activa para la conservación de la biodiversidad (íntimamente vinculada al clima), es todavía mejor. En ba&sh, ya se han puesto en marcha acciones concretas para conservarla, casi a todos los niveles de nuestro proceso de producción y de comercialización.

Materiales

Recurrir a materiales certificados, menos nocivos para el ambiente y la biodiversidad (contaminación del agua, aire, suelo, productos químicos...). Como con la viscosa, uno de nuestros 3 materiales estrella: hemos firmado la Canopy Pledge Initiative para asegurarnos de que procede de bosques protegidos y gestionados de manera sostenible (FSC). Puesta en venta de nuestra Guppyfriend que permite retener los mircroplásticos para reducir su difusión en los ríos y los océanos. 

Conformidad social

Introducción de un desplegable "protección del ambiente" en nuestras metodologías de auditoría (cuando se verifica que un proveedor o una fábrica trabaja según las normas de ba&sh). Ya hay un desplegable completo dedicado a la gestión de los productos químicos. A partir de 2023, vamos a ir más lejos. 

Distribución

Utilización de embalajes FSC, 100 % reciclados y recicables, y de RePack, nuestro embalaje reutilizable, además de la obtención por parte de nuestro almacén de una certificación de Alta Calidad Ambiental y del equipamiento LED de una gran mayoría de nuestras tiendas. 

Economía circular

Puesta en marcha de un servicio de alquiler y de segunda mano, desarrollo de las cápsulas Remake, consejos de mantenimiento y tutoriales de reparación para que tus prendas duren más. 

En 2022

Elaboración de una nueva hoja de ruta orientada a reducir la presión de nuestras actividades en los ecosistemas. 

Packaging green: ba&sh recurre al paquete para el ambiente

Todos nuestros embalajes están fabricados en cartón 100 % reciclado, 100 % reciclable y originalmente procedente de bosques gestionados de forma sostenible (FSC). Desde el mes de abril de 2021, también ofrecemos, en colaboración con la start-up Repack, una alternativa que permite llevar más lejos la gestión de reducción de desechos. La idea: un embalaje circular, que te invitamos a dejar en Correos después de haber recibido tu paquete, para que podamos reutilizarlo. El resultado: una reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero de más del 80 % en los embalajes.

Nuestras bolsas ya son de papel reciclable (compuesto por un 70 % de fibras recicladas).

Las polybags, las pequeñas bolsitas de plástico pensadas para proteger tus prendas ba&sh durante el transporte, ¡también evolucionan! Antes, estaban compuestas de dos materiales diferentes y esto complicaba bastante su reciclaje. Probamos el bioplástico, pero resultó inadecuado. Desde hace tiempo, trabajamos para fabricarlas en PEBD... y nada más. ¿Eso qué es? Un plástico 100 % reciclado y totalmente reciclable. Una pequeña victoria a la que pronto siguió otra mayor: la minimización de su uso o incluso su reutilización en bucle cerrado.

Con la bolsa de lavado Guppyfriend, protegemos nuestras prendas... y los océanos

En 2019, ponemos a la venta la Guppyfriend, una bolsa de lavado que se apodera de más del 90 % de las micropartículas de los plásticos que se sueltan en cada ciclo de la lavadora y que está diseñada conforme a las recomendaciones formuladas por la Plastic Soup Foundation. 

¿No te resulta evidente el interés de esa gestión? Y, no obstante: el lavado en máquina de la ropa es el origen de más del 35 % de las micropartículas de plásticos encontrados en los océanos. Los mismos elementos que tardan décadas en biodegradarse, aparte de dañar la flora y la fauna de los océanos.